Interpretación = Comunicación = Confianza

Ésta es una de las profesiones más exigentes que hay.
No sólo es necesaria una excelente expresión y comprensión oral en ambos idiomas, además de un extenso conocimiento terminológico, sino saber comunicarse de forma clara y eficiente.

Otras cualidades indispensables son la agilidad mental, la habilidad de escuchar, asimilar y procesar mentalmente la información, mientras que simultáneamente la expresa en otro idioma.Igualmente fundamentales son la intuición, la capacidad de adaptación y la rapidez de reacción, así como conocer las diferencias culturales para salvar cualquier obstáculo comunicativo.

Nuestras Especialidades:

  • Interpretación consecutiva.
  • Interpretación de enlace.

Nuestras Ventajas

  • Alto grado de especialización.
  • Más de 15 años de experiencia.
  • Precios muy competitivos.
  • Fluidez en la comunicación.
  • El intérprete trata directamente con el cliente.
  • Genera confianza, tiende puentes y estimula la cercanía.

Tópicos

1.
“Todo el mundo habla inglés, el intérprete es innecesario.”
Está idea está muy extendida pero no siempre es acertada.
La serenidad, confianza, fluidez y efectividad que se transmite al hablar en la propia lengua es prácticamente imposible de lograr cuando se habla en una lengua extranjera.
La presencia de un intérprete que habla perfectamente ambos idiomas y conoce la terminología refuerza la imagen corporativa, tiende puentes y estimula la cercanía.
La interpretación favorece la comunicación, el acuerdo y el entendimiento.
2.
“Si eres bilingüe o hablas bien dos idiomas, ya eres intérprete.”
El proceso mental de escuchar, procesar y simultáneamente trasladar la información de forma correcta a otro idioma se aprende y se entrena. No es un proceso natural ni tampoco es fácil.
La interpretación es una profesión cualificada, y como tal merece respeto y reconocimiento.

Artículo de opinión:

“Un dardo inglés en la diana.”
Publicado en la edición impresa de EL PAÍS. 18 de agosto de 2000.
"... Tanto en la calle como en la prensa, la gente y los periodistas usan palabras y frases inglesas para dar a entender que están familiarizados con el idioma. Como resultado, el público poco habituado al idioma recibe información engañosa sobre palabras que no existen en inglés..."
Leer más
Henry Kamen (profesor del CSIC )